Tel.9994 19 42 66 Cel.9991 7472 62

El uso de un calzado confortable y ergonómico durante el desempeño de laactividad laboral es un factor esencial que redunda en la salud del trabajador yen su rendimiento. Para conseguir este objetivo, el calzado debe adecuarse alusuario, al entorno y al tipo de actividad desempeñada en el puesto de trabajo.El calzado deberá tener en cuenta las características del usuario como la edad,el género (a menudo el calzado para mujer es una copia reducida del calzado dehombre mientras que los requerimientos en cada caso son muy diferentes), o laexistencia de problemas podológicos como por ejemplo en la población diabética
o cuando se requiere un calzado ortopédico.
Los factores ambientales como la temperatura y la humedad (por ejemplo en elinterior de cámaras frigoríficas o en hornos), han de ser tenidos en cuenta a lahora de diseñar y seleccionar el calzado ocupacional. También el entorno laboral,determinado por el tipo de pavimento, la presencia de contaminantes, las vibraciones, las cargas eléctricas, entre otras condiciones, influye en los requerimientos de seguridad exigibles al calzado pero También en el confort que perciben los usuarios. Así mismo, el tipo de actividad realizada requerirá que la estructura funcional del calzado sea la adecuada para adaptarse a los movimientos del pie (por ejemplo, el calzado debe tener una elevada flexibilidad para adaptarse en posiciones en cuclillas) o a la postura adoptada (por ejemplo, en actividades donde se permanece muchas horas de pie el uso de una plantilla anatómica puede disminuir el dolor en la planta del pie). De todo ello se concluye que cada puesto de trabajo requiere unas características funcionales del calzado específicas

A %d blogueros les gusta esto: